carlos núñez músico

Carlos Núñez, resucita la música celta gallega para todo el mundo

Todo un descubrimiento cuando vi por primera vez a Carlos actuar en Segovia, abriendo la XIV edición de Folk Segovia, tocando en el mejor sitio que puede uno desear, a los pies del acueducto. Allí presentaba a los segovianos su primer disco, A Irmandade Das Estrelas, que supuso el descubrimiento para muchos de este músico, a la vez que de la música tradicional Celta. En ese concierto mencionó por primera vez su relación con Segovia, contando que cuando estaba estudiando en el conservatorio de Madrid, solía venir a ver a su familia de San Rafael, y se subía al cerro de Cueva Valiente a practicar con la gaita. Seguro que si alguien pasa por ese entorno y le escucha se piensa que está dentro de un cuento fantástico, y no es para menos. Ahí hablé por primera vez, y pese a no ser muy fetichista, le di a firmar ese disco, todavía lo tengo por casa, como es lógico.

Desde entonces son varias las ocasiones en las que he vuelto a ver sus conciertos: dos veces en Villalba, dos veces en Gijón, una de ellas memorable en el Teatro Jovellanos con The Chieftains en el Teatro Jovellanos. También en Ávila y Salamanca. La próxima en Medina del Campo para verle por octava vez, pero todas igual de alucinantes, sobre todo porque juega con la voz dulce que tiene para contarnos historias sobre cada canción. Hay muchas anécdotas de los conciertos de Carlos, como cuando nos vio su padre y se lió a darnos besos por haber acudido a ver un concierto de sus hijos, porque no debemos olvidarnos de Xurxo, encargado de la percusión y sin el que las melodías no son lo mismo, imprescindible. Pero también hay un “reproche” porque en uno de esos conciertos regaló la flauta a uno cualquiera del público, cuando estábamos allí nosotros -yo- para recoger ese recuerdo, seguro que lo apreciamos mucho más que el afortunado. Solo es una anécdota. Otra anécdota curiosa que me contaba su padre, Carlos Núñez “le Vieux”, el día de año nuevo, hablando con él aquí, que sus amigos le solían preguntar “¿qué va a estudiar tu hijo Carlos”, les decía que la gaita, y los amigos le respondían “bueno, la gaita pero hará algo de verdad como derecho…”, respondiéndoles “no, la gaita solamente, en el Conservatorio”. No entendían que estudiar música fuese una profesión.

Hoy, 28 de noviembre, conocemos que acaba de ser nombrado ganador del XX Premio Europeo de Folklore Agapito Marazuela.

Os dejo con una colección de fotos hechas en el concierto de Viacelta de Villalba en el 2006.