Carlos Saura durante su tertulia en Segovia

Carlos Saura Fotógrafo

Saura como fotógrafo clásico que es

He tenido dos veces la oportunidad de coincidir con Carlos Saura, la primera durante el rodaje de la película “La jota”, donde pude ver cómo hablaba con los actores -bailarines metidos a actores mejor dicho- y que cumplía con lo que decía en la charla “hay que dejarles actuar, como hacen los americanos, no estar tan encima de ellos diciendo lo que tienen que hacer”.

Hay que agradecer que dedicasen un tiempo del rodaje a los medios de comunicación, poniendo los actores a disposición de la prensa, esto solo me había pasado antes cuando se rodó la serie Celia, en el resto de rodajes que he tenido ocasión de cubrir haciendo fotos o no te dejan hacer nada o te remiten al gabinete de prensa, con lo que tienes que hacer fotos sin poder contar con los actores o sin que se den cuenta.

carlos-saura3

Esta segunda ocasión en coincidir con Saura ha sido a raíz de su exposición montada en Segovia, dentro de la programación de Photoespaña. La exposición contaba con una gran cantidad de fotos tomadas en los años 50, algunas cuando estaba en pleno proceso de aprendizaje fotográfico, haciendo pruebas de luz y de revelado.
carlos-saura4

Sin duda ese aprendizaje fotográfico se nota mucho en sus películas, la luz y los encuadres son uno de los grandes aliados a la hora de contar una historia, y al conocerlos los maneja con ese fin. Incluso se podría decir que tiene un ápice de inconformista con esos encuadres, según nos comentaba “la moda a la hora de componer nos dice ahora que se tiene que dejar un primer plano a la izquierda desenfocado y el resto de la escena es el fondo de la imagen”, eso lo vemos en sus fotos de la exposición realizadas en los años 50, por lo que era innovador, antes pocos se atrevían a saltarse las reglas clásicas de composición, y mucho menos dejar algo desenfocado tan a primer plano.

carlos-saura2

Pero sin duda la mejor sorpresa es el tener un par de amigos comunes, uno más joven, Carlos Núñez, que trabajó en la película “La Jota” y el otro un poco más mayor, del que ha heredado la afición y pasión por la fotografía, Gonzalo Menéndez Pidal, quien le regaló un par de cámaras que le han servido para comenzar a coleccionarlas. Hablando un rato con él sobre estos amigos comunes, mencionaba lo buena persona que era Gonzalo, a todos los niveles, sin duda algo en lo que coincidimos. Me entero, con rabia, que Saura había venido varias veces a la casa de Gonzalo en San Rafael a charlar, sobre todo de fotografía, pero de otras cosas. Alguna vez Gonzalo también me ha invitado a charlar con él en su casa, la pena que no haya coincidido con ambos, aunque solo hubiese puesto en práctica uno de mis métodos de aprendizaje, escuchar, sin decir nada como era lógico, no habría que interrumpirles mientras hablaban, hubiese sido muy interesante estar ahí con ellos, tan cerca.
con-saura

Detalle de una de las salas de la exposición, sin duda la recomiendo, sobre todo para verla sin prisas.

Una de las salas de Segovia con las fotos de Carlos Saura
Una de las salas de Segovia con las fotos de Carlos Saura