Rueda de prensa para presentar el corto tras finalizar el rodaje

Créeme, estoy muerto. 1998 Carlos Naya rodaba en San Rafael este corto en el que participaron muchos vecinos como extras

Es bien sabida mi afición por el cine, no solo por ver películas, también por acudir a contemplar los rodajes siempre que me dejen estar presente, sin molestar, claro.

En esta ocasión se trataba del corto Créeme, estoy muerto, producido por Carlos Naya en el que intervinieron Curro Novallas, Lola Baldrich, Paco Manzanedo, Luis Merlo, Daniel Ruiz, Maruchi León y Emma Penella.

Los rodajes se realizaron en varios escenarios de San Rafael, una vivienda particular, la sala Innisfree, el Paseo de Rivera, en la misma travesía como vemos en la imagen, y también en lo alto de Cabeza Reina, donde el protagonista aparecía desnudo al final del corto mirando a la localidad desde ese punto.

Escena durante el rodaje en San Rafael con los extras del colegio preparados para actuar.
Escena durante el rodaje en San Rafael con los extras del colegio preparados para actuar.
Muchos extras de la localidad

En el rodaje intervinieron además de los actores previstos muchos vecinos de la localidad, incluidos los alumnos del colegio que estuvieron toda la mañana viendo y actuando cuando llegaba el momento.

Una de las escenas más complejas era cuando el actor principal debía cruzarse entre todos los vecinos, pero debería aparecer como si fuera un espectro, ninguno le debía ver, esto lo tenían que resolver luego en efectos especiales montando las dos tomas.

Que un equipo de rodaje, aunque sea modesto, tomara el centro de la localidad suponía cierta revolución entre la gente que miraba cómo se trabajaba, comentaba el guión intentando entender cómo alguien muerto podía aparecerse a la gente diciendo que había muerto, y nadie le creía.

No he llegado a ver el corto, le he tenido en la mano para duplicar las cintas “VHS”, pero no he llegado a ver el resultado final, habrá que anotarlo para cuando se dé la ocasión.

Reportajes, Comentarios desactivados en Créeme, estoy muerto. 1998 Carlos Naya rodaba en San Rafael este corto en el que participaron muchos vecinos como extras