Imagen de La Habana en el 2000

Es el negocio no la ideología

Es la ideología centrada en el negocio = en el dinero

Acabamos de vivir estos días un acontecimiento histórico a la vez que esperado largamente, la visita de un presidente de los EEUU a Cuba, casi nada, impensable hace pocos años con una presidencia republicana, ha ocurrido con un presidente demócrata, no podía pensarse que fuese de otra forma.

Todas las viviendas de la isla se tendrán que rehabilitar
Todas las viviendas de la isla se tendrán que rehabilitar

Cuando viajamos a la isla caribeña, en parte cumpliendo con la promesa de volver alguien de la familia, tras haber participado mi abuelo en la Guerra de Cuba, hablando con los isleños nos decían que empresas de países como Italia o Canadá estaban interesadas en invertir, una montando el sistema de telefonía de la isla, otra con una gran planta embotelladora de refrescos. Viendo un poco la vida habitual de los comercios en distintos puntos de la geografía comprendimos enseguida que estos y otros muchos negocios eran posibles. Pero llegó la prohibición de los EEUU para que los países y las empresas invirtieran, se arriesgaban a sanciones.

El transporte es otro de los sectores que se deberán transformar al 100
El transporte es otro de los sectores que se deberán transformar al 100

Pero la realidad era otra, la ideología de esta prohibición estaba centrada en la economía, en breve serán las empresas americanas las que se queden con el pastel de reconstruir un país entero, un país con un futuro prometedor, es una inversión segura. Hay que montar empresas e infraestructuras de todo, desde las carreteras, los transportes, la alimentación, la vivienda hasta el desarrollo integral del turismo. Todo está por recibir una remodelación integral, esto supone una gran carga de trabajo para las empresas de los estados vecinos al norte de la isla. Esto supone, también, que se aseguran puestos de trabajo durante muchos muchos años, por lo que la crisis económica será cosa del pasado, a la vez que se aseguran crear la necesidad de recibir suministros para reponer equipos y material.

Y el turismo, una gran fuente de riquezas para Cuba también necesita ese impulso transformador.
Y el turismo, una gran fuente de riquezas para Cuba también necesita ese impulso transformador.

No es ideología, es negocio redondo, y en EEUU son las empresas las que deciden los candidatos a la presidencia del país, y son esas empresas las que se beneficiarán de esa carga de trabajo, por lo que mi vaticinio es por una victoria demócrata, se presente quien se presente,  incluso en una sociedad machista se obviaría que se presentase una mujer a la presidencia, como quiere hacer Hillary Clinton.

Solo espero que no se pierda el espíritu de la isla, de los cubanos, que los cambios sean estéticos, profundos, pero en las formas, no en los contenidos, porque no debe parecerse a los EEUU de ninguna de las maneras, deben mantener su identidad relacionada con la cultura hispana.