Coche incendiado en El Espinar, junto al Ayuntamiento, en el verano de 1992

Incendiado un coche en el casco urbano de El Espinar. 1992

Esta escena y suceso ocurría en el verano de 1992. Me dirigía a hacer fotos de una carrera de caballos que había organizado la familia Sarasola en las instalaciones que tiene en el municipio.

Recuerdo que me acompañaba mi prima María Jesús porque por entonces solía ir a montar a caballo y la encantaban, ¿a quién no?

Según íbamos por la carretera nacional hacia el lugar de la carrera vi que destacaba una columna de negro humo del mismo centro de El Espinar. No dudé en acercarme a ver qué pasaba, por esa dependencia de la curiosidad del fotoperiodista sobre lo que ocurre fuera de lo habitual.

Ahí me encontré la escena de la imagen, un coche de la marca Renault ardiendo junto al ayuntamiento. Ya estaban los operarios municipales apagando el vehículo.

Acabando de apagar el coche incendiado en El Espinar en el verano de 1992
Acabando de apagar el coche incendiado en El Espinar en el verano de 1992

Allí me comentaron que se trataba de una pareja de novios que acababan de comprarse el coche, decidieron salir a probarlo viniendo hasta la localidad. A pocos kilómetros de llegar ya notaron algo raro, como suele ser normal en estos casos la velocidad con la que circulaban evitaba que saltasen las llamas enseguida.

Incendiado y calcinado en minutos

Fue aparcar el coche y empezar a arder todo para quedar como se ven la imagen, consumiéndose enseguida todo lo que susceptible de ser quemado.

Estado en el que quedó el coche incendiado
Estado en el que quedó el coche incendiado

Como es normal, el coche estaba en garantía y seguro que se lo cambiaron por otro nuevo, no hay posibilidad de reparar, eso está claro. También hay que destacar que esto no es muy habitual, es más bien muy muy raro que con los controles de calidad ocurra algo así en la actualidad.

Que se vea un coche incendiado de nuevo seguro que tiene que ser igual de raro y pasarán muchos años para que se repita semejante desgracia.