poca seguridad explosivos

No había peor sitio

Hace años era habitual ver pasar por la carretera furgonetas con la placa de identificación de mercancías peligrosas, en este caso explosivos, destinados a las minas, según recuerdo. Siempre escoltadas por la Guardia Civil, como es lógico.

Ya era habitual verlos a muy temprana hora y de vuelta después, ya sin carga, pero lo que fue chocante una vez era encontrarme con esta escena, si pensamos un poco, el peor sitio que se podía elegir para trasvasar los explosivos de un vehículo averiado a otro era a la puerta de una gasolinera, vamos, para hacer desaparecer la población del mapa, además dentro del casco histórico.

Afortunadamente seguro que estaba todo controlado, eran profesionales que sabían qué hacer y cómo manejar la situación, y todo quedó en esta anécdota, y realmente el peligro no era tanto, pero de entrada la escena seguro alarma a cualquiera y, por si acaso, nos alejamos un poco del entorno.

Por cierto, no creo que sea delito publicar la imagen después del tiempo que ha pasado, 22 años, habrá prescrito me imagino, aunque con las nuevas leyes lo mismo tenéis que ir a verme al trullo.