Pato Álvarez impartiendo un clinic en el Open de Castilla y León de El Espinar

Pato Álvarez, el mejor entrenador de tenis

Pato Álvarez, cimentó las bases de los éxitos del tenis español

Era uno de los habituales del Open de Tenis Villa de El Espinar, aunque por entonces el torneo tenía el nombre de ATP Lord Winston Villa de El Espinar, por cuestiones de patrocinio, como es lógico. Solía venir con sus jugadores, entrenó a una gran cantidad y creo que le deben estar muy agradecidos, hayan llegado donde sea en el escalafón mundial, lo demuestran cifras como que entre los 50 jugadores del mundo él ha conseguido incluir a 40 de ellos gracias a su labor como entrenador. Un tanto peculiar, reservado fuera de la pista, en todos los años que he coincidido con él poco se prodigó en la vida del torneo extradeportiva.

Pero era muy interesante verle en el sitio opuesto a todo el público, en una ubicación que podía parecer rara para presenciar un partido, pero él quería tener una perspectiva del conjunto a la vez que estar visible para su jugador, al que no paraba de hacer señas con las manos que solo ellos entendían.

Otro dato que le confirma como uno de los mejores entrenadores de tenis del mundo, si no es el nº 1, es que la ATP, la encorsetada Asociación de Tenistas Profesionales, le ha reconocido esta labor en dos ocasiones. Aquí no hay balones de oro, pero sin duda que la raqueta de oro se la merecía por todo lo que hizo por este deporte, y sobre todo en España, donde se afincó, y donde sentó las bases para que luego España fuese una potencia mundial.

Por supuesto que era un lujo tenerle en el torneo cada año, esta imagen es de Pato Álvarez es de 1991, y poder ver cómo era su labor en las pistas, pero no tenía ningún problema para hacer lo que hizo en la foto, una clase magistral a los chavales, todo un lujo.

Hoy en día, a sus 82 años sigue enganchado al tenis, vive en Barcelona cerca de las pistas, y como dice él, siempre será tenista. Pato Álvarez es toda una leyenda sin tener conquistados grandes torneos como jugador, lo hicieron sus discípulos, que es lo mismo.