Periodismo, una profesión de riesgo (humor)

Robert Capa, Gerda Taro, Larry Burrows, Juantxu Rodríguez, Rubén Espinosa y un largo etcétera de fotoperiodistas muertos

Aunque se trate de una imagen humorística, lo que sí es cierto es que el periodismo es una profesión de riesgo, no solo físico, también psicológico, pues los periodistas pueden verse atacados por su forma de pensar siendo relegados o menospreciada su labor, o despedidos impidiendo así ejercer su labor dentro de la libertad de prensa.

Las cifras no son menospreciables, según Reporteros Sin Fronteras en el 2015 murieron asesinados 110 periodistas, esto además de ser grave significa que los derechos de los lectores se ven mermados por no poder acceder a una información libre.

No siempre ha sido así

Hubo un tiempo en el que ser periodista suponía tener un escudo por el que podías hacer tu trabajo sin demasiado riesgo, su imparcialidad y labor estaba respetada, se podía estar en una zona de peligro pero estar confiado que te protegía cierta seguridad.

Pero esto duró poco, tenemos un ejemplo por medio de una película donde se perdía el miedo a matar a un periodista por interés de un guerrillero o dictador.

Y desde entonces, pese a que se pide una legislación internacional para protegerlos, porque se protege así también la información que nos suministran, la cifra total de periodistas muertos sigue creciendo sin rubor alguno.

Películas

Muchas películas sobre el periodismo han contado esto de forma también cruel y real. Una de mis favoritas es sin duda Bajo el fuego, con una escena que duele bastante a los fotógrafos: al ver que disparan a su amigo periodista sale corriendo hacia él tirando las cámaras al suelo.

La fotografía

Esta escena recoge en este encuadre, que aprovecha los dinosaurios del Museo Jurásico de Colunga, como si al comentarista de la Vuelta Ciclista a España estuviera a punto de ser atacada por un dinosaurio, ni más ni menos que un Tyrannosaurus rex.