Antonio Resines y Jesús Bonilla durante el rodaje de la película Pídele cuentas al Rey

Rodaje de Pídele cuentas al Rey realizado en 1999 en El Espinar

Nadie desconoce mi afición por el cine, y que cuando me toca ir a hacer fotos no voy hago una foto y vuelvo rápido, si me dejan los responsables del rodaje me quedo a ver cómo funciona todo el proceso, aunque suponga muchos minutos esperando a que comience una secuencia.

En el caso de esta película, Pídele cuentas al Rey, por casualidad me enteré del rodaje, nunca ha habido en este municipio una apuesta por promocionarse como lugar de escenario de rodaje, y son más de 50 las películas rodadas, cifra a la que se suman series y anuncios.

Falta una apuesta por la promoción de lugar de rodajes

Si desde el Ayuntamiento, que sí tiene una tasa por rodaje, se buscase esa promoción, por ejemplo comunicando con antelación las peticiones, para luego poder hacer la gestión y acercarme a hacer las fotos, habría más documentación gráfica sobre las películas y dónde se han rodado aquí.

 Como digo, en este caso me enteré de casualidad, seguro que alguien lo vio y me lo contó. Rápido me acerqué y pude sin problemas hacer una treintena de imágenes en ese punto de la película.

Anécdota local

Hay una anécdota que solo los que conocen esta zona son capaces de apreciar, y es que se trata de un error “de sentido”, pues una de las escenas rodadas en Las Fuentecillas, Antonio Resines camina simulando ir hacia Madrid, su destino es el Palacio Real, cuando en la realidad está caminando en sentido contrario, si lo vemos nosotros tenemos la impresión de que ha desistido de su objetivo.

De esto nos dimos cuenta cuando acudimos a verla a la Seminci donde cosechó el Premio del Público, jurado en el que participamos votando.

Agradecimiento a la Productora

Tengo que agradecer a las productoras de la película Enrique Cerezo Producciones Cinematograficas S.A.Pedro Costa Producciones Cinematográficas S.A. su facilidad para dejarme hacer las fotos, es algo poco habitual que te den permiso y más dejarte mover sin problemas por el escenario del rodaje, aunque suelo no meterme por medio para no molestar, como es lógico.